Guinea Ecuatorial Press quiere enviarle la actualidad informativa en su dispositivo

No gracias
Aceptar
vie. 07 octubre, 11:03
Español
Español
Inglés
Francés
Portugués

Visitamos el CANIGE

mayo 05, 2010
Noticias Cultura

Durante varios días las reporteras de www.guineaecuatorialpress.com hemos convivido con profesores y niños en las bonitas instalaciones del CANIGE, en Malabo. Allí hemos asistido al milagro diario que supone ver cómo los pequeños, en apenas unos meses han aprendido a escribir o a realizar sus tareas con total organización. El enorme esfuerzo y la profesionalidad de este proyecto impulsado por la Primera Dama del País, lo han hecho posible.

Situado en la moderna zona de Malabo II, en medio de un entorno natural tranquilo, y rodeado por una exuberante naturaleza, el alegre y llamativo edificio del CANIGE se distingue del resto de las nuevas construcciones de la ciudad desde lejos y llama agradablemente la atención.
 
El edificio, que fue inaugurado en octubre del año 2009, alberga, además de oficinas, el primer centro educativo puesto en marcha por la misma. El  Comité de Apoyo al niño Ecuatoguineano (CANIGE) fue fundado en 1984 por la Primera Dama de Guinea Ecuatorial, Constancia Mangue de Obiang junto con otras colaboradoras, todas ellas especialmente preocupadas por la infancia más necesitada del país. Se trata de una ONG (Organización No Gubernamental) apolítica y sin fines de lucro que desarrolla numerosas acciones sociales para ayudar a este sector desfavorecido.
 
Desde su creación, han sido muchos los proyectos y actividades sociales llevadas a cabo, como los numerosos casos de asistencia sanitaria a los casos de niños enfermos más complicados del país, muchos de los cuales han sido enviados a los hospitales mejor equipados del mundo para su curación. La apertura de este primer centro educativo viene a suponer la culminación de una amplia experiencia para las profesionales del CANIGE, y al mismo tiempo, el inicio de una nueva fase cuyo principal objetivo es ofrecer la oportunidad de una buena educación a todos aquellos niños que, por situaciones problemáticas o por la falta de medios de sus familias, no podrían acceder fácilmente a ellas.
 
Aprendiendo día a día
 
La Directora del CANIGE, Clara Mbá Abuy, Licenciada en Ciencias de la Educación, especializada en Orientación Escolar y con años de experiencia en servicios sociales, nos recibe en su despacho para informarnos del trabajo que se hace en esta organización y del resultado de este primer centro educativo tras sus primeros meses de funcionamiento, que a la vista de los resultados, parecen más. Tras visitar todas las aulas y estudiar el comportamiento de los niños, nos sorprendemos del avance de los resultados. Tanto la directora como las profesoras recuerdan que cuando comenzó el curso, en octubre del 2009, algunos de estos niños no sabían hacer cosas tan elementales como sentarse bien en la mesa, utilizar los cubiertos o ir a los aseos, por eso al principio era un caos. Sinembargo, en la actualidad, todos los niños que asisten al CANIGE se comportan con un orden y una educación envidiables. Apenas si se oye un ruido en las aulas, entran con total orden en el comedor, no tocan la comida hasta que la monitora les da el permiso y cada uno recoge su bandeja y tira los restos a la basura. Gran parte de ellos han aprendido a escribir y comienzan a leer, y algunos incluso saben manejarse con un ordenador. “En este tiempo se ha hecho mucho trabajo –nos explica la directora- porque al principio era muy complicado, los niños apenas si sabían sentarse bien a la mesa, o se lanzaban a comer sin esperar a los demás y por supuesto no sabían nada de letras. Pero el trabajo del día a día nos ofrece ahora sus resultados
 
La directora nos cuenta que la organización tiene como lema “Unidad, Compañerismo y Amistad”, porque es igualmente importante que los niños aprendan estos valores ya desde el momento en que se montan en el autobús. También nos informa de que las pautas educativas son las mismas que las de cualquier otro centro del país, puesto que el CANIGE sigue las pautas y la legislación del Ministerio de Educación, que les ha facilitado parte del personal educativo.
 
Pero además de colegio, el centro CANIGE ofrece otros muchos servicios necesarios para los niños que acuden al centro como comedor, asistencia sanitaria y psicológica, etc. “Los servicios psicológicos son específicamente para niños y familias con casos particulares. Para el futuro queremos ampliar estos servicios, incluso prevemos tener un nutricionista que asistirá a las reuniones de los padres y les ayudará a orientarles sobre la forma de equilibrar la alimentación de los pequeños”.
 
Un centro para los niños más humildes
 
En este primer curso, el CANIGE tiene cerca de setenta niños entre los cuatro y los seis años, que están distribuidos en tres grupos: Preescolar I, Preescolar II y un grupo con enseñanza más individual. Los requisitos para entrar son muy sencillos: certificado de nacimiento, fotografías, permisos paternos, etc., y al contrario de lo que mucha gente piensa, el precio es absolutamente accesible para todo el mundo, ya que no se paga matrícula y las tasas trimensuales que se pagan son casi simbólicas. Aparte de ello, los padres también tienen que costear un pequeño aporte económico para el uniforme, el comedor y el transporte, apenas representativo. La preocupación de la directora, siguiendo las instrucciones impartidas muy claramente por la fundadora principal, Doña Constancia Mangue de Obiang, y por el resto de la directiva del CANIGE es que el centro acoja a aquellos niños procedentes, precisamente, de las familias más desfavorecidas. “Ella misma supervisa directamente este tema, y observa a los niños de una forma muy personal, para asegurarse  de que este requisito se cumple estrictamente”.
 
La jornada para los niños del CANIGE comienza a las siete de la mañana, hora en la que el autobús inicia la recogida de los pequeños por los distingos barrios de Malabo. Cuando llegan al cole todos van vestidos con sus propias ropas, pero en el centro se les viste con el uniforme que se confecciona en un taller de Malabo. Empiezan el día cantando el himno nacional y luego inician sus actividades educativas en cada clase. A lo largo de la mañana, los pequeños también tienen un rato de juegos en el patio y el almuerzo que se prepara en las cocinas del centro. A las doce y media de la mañana inician el regreso a casa. En el futuro se tiene previsto que el centro funcione durante más horas, e incluso que se amplíen los grupos escolares con cursos superiores, ya que de alguna forma este primer año ha servido también como aprendizaje y experimentación para las responsables y profesoras del CANIGE.
 
Finalmente la directora también nos comenta que el CANIGE cuenta con médicos adscritos en la institución, de diferentes especialidades y nacionalidades, que atienden tanto a los niños del centro como al resto de los casos sanitarios que llegan a la ONG. Igualmente, la directora nos cuenta que numerosas empresas realizan donaciones al CANIGE que ayudan sustanciosamente a mejorar la atención a los niños. De hecho, durante los días de nuestra visita, fuimos testigos de cómo diferentes empresas regalaron las mochilas de los niños y los ordenadores del pequeño centro informático donde los más grandes empiezan a aprender.
 
El equipo de trabajo del CANIGE está formado por:
 
Directora: Clara Mbá Abuy.
Directora Adjunta: María Graciela Eyang.
Experta en Ocio Infantil: Esperanza James Koffi.
Monitora en el autobús: Maribel Obono Osá.
Profesoras: Celestina Makeke Ondó, Miriam Elizabeth, Mari Luz Salomón, Hortensia Ricorico, Ludmila Mangue Nsue, Carmina Olivera Medina, Deogracias Edegue-degue.
Recepcionista: Eusebio Garriga Menejal.
 
 
 
Reportaje: Sarilusi Tarifa King e I. A.
Oficina de Información y Prensa de Guinea Ecuatorial (Dirección General Base Internet)
 
Agradecemos a la Directora General, Clara Mba Mbuy, y al resto del equipo del CANIGE por su colaboración desinteresada con www.guineaecuatorialprees.com, página oficial del Gobierno de la República de Guinea Ecuatorial.