Guinea Ecuatorial Press quiere enviarle la actualidad informativa en su dispositivo

No gracias
Aceptar
lun. 30 enero, 02:02
Español
Español
Inglés
Francés
Portugués

Homenaje póstumo en el Centro Cultural Español de Malabo al escultor Fernando Nguema, “El Hombre que sabía demasiado”

julio 24, 2010
Noticias Cultura

El Centro Cultural Español de Malabo ha presentado el documental titulado “El hombre que sabía demasiado”, en homenaje póstumo al desaparecido escultor Fernando Nguema Medja, realizado por Pere Ortín. También se inauguró en la pasada tarde del día 22 una exposición de algunas de las obras del inmortal artista ecuatoguineano.

El Centro Cultural Español de Malabo ha presentado en esta semana el mediometraje titulado “El hombre que sabía demasiado”, realizado por el cineasta español, Pere Ortín. Esa película está dedicado al malogrado escultor guineoecuatoriano Fernando Nguema Medja, conocido también en el entorno artístico local como “el hombre del bosque” o “Papi”. Al término de la proyección del film el público presente planteó varias cuestiones al cineasta, que recibieron las respuestas pertinentes.
 
También se inauguró en la tarde del 22 del presente mes de julio una exposición con algunas de las obras del memorable escultor que hablan por sí solas de su grandeza creadora.
 
Las imágenes del documental presentan al artista fallecido dentro del mundo revelador de su ingenio, por ejemplo, en la selva ancestral de su poblado natal que, según el guionista, es donde se comunicaba con los espíritus para obtener la materia prima para elaborar sus obras: raíces y troncos de los árboles. Con ellas, el escultor expresaba sus impresiones acerca del pasado como: Nnanah Ngô’ô Baah, La tristeza, La vida y la muerte, El bien y el mal, Dios y el universo, etc. Para ello tenía que cruzar el río Múmuh, que desemboca con el Wele, (también conocidos como Mbini o Benito) en Aya’ntaan, límite entre los distritos de Micomeseng y Niefang.  
 
La parte más emocionante del film está en la escena donde Nguema Medja se lamenta por el hecho de que, en la actualidad se valora poco la sabiduría y a los sabios, al contrario de lo que hacían sus antepasados, que con ello eran conscientes de poder transmitir su legado a las futuras generaciones: “…Aquí, por ejemplo, no hay ninguna escuela de arte… Porque no se valora el arte”. –decía a veces el artista.
 
En todos los actos de homenaje a Fernando Nguema Medja que han sido desarrollados por el Centro Cultural Español de Malabo estuvieron presentes sus familiares más cercanos: su hermano Melchor Nchada Medja y sus hijos, Marcos Ondo Nguema Obono, Rosalía Medja Nguema Obono y Juan Matogo Nguema Obono. Su viuda estuvo ausente debido al fallecimiento de su padre hace pocos días.
 
Poco antes de comenzar la proyección del documental, se repartió a los presentes el catálogo informativo y biográfico sobre el escultor.
 
Breve biografía de Fernando Nguema Medja:
Nació en el poblado de Engong-Esamengón, distrito de Micomeseng, municipio de Nkue en la provincia de Kie-Ntem, en el año 1963. Desde pequeño, a través de las enseñanzas de su tío y del escultor Antonio Edu, entra en contacto con la talla de instrumentos tradicionales, la preparación de máscaras de balele y otras artes de la tradición fang. En 1979 emigró a la República de Gabón debido a la dureza del régimen de Macías. Allí conoce al que sería su verdadero maestro y mentor, el gabonés Obian Jean, con quien evoluciona y crece artísticamente. Tras este aprendizaje, vuelve a Guinea Ecuatorial al cabo de ocho meses convertido ya en un gran artista.
 
Entre 1989 y 1990 Fernando Nguema marcha a Malabo con su familia para buscar trabajo: lo encuentra en una plantación de cacao en Luba. En 1991 contacta con el Centro Cultural Hispano-Guineano de Malabo donde consolida sus relaciones con el arte y la Cooperación Española, las cuales consideró muy estrechas y fructíferas de forma que pudo participar en numerosas exposiciones nacionales e internacionales, y en diversos cursos y talleres artísticos.
 
Nguema fue un artista polifacético y multiforme que también sintió pasión por la música, sobre todo por el xilófono o mendjang, el canto y el baile (formó parte del grupo Mbatua), así como por la cerámica y la pintura, artes que alternó a lo largo de su vida, hasta que ésta se apagó el 4 de enero de 2008 en la ciudad de Malabo, en su domicilio del barrio de Semu.
 
Principales exposiciones y premios obtenidos
1986: Exposición en la Feria de Arte en Bata.
1987: Exposición de Arte naif en Costa de Marfil.
1991: Cuarta Bienal de Arte Bantú en Bata.
1993: Exposición conjunta en el Centro Cultural Hispano-Guineano de  Malabo.
1994: Exposición de CECIBA, Brazaville (Congo). Primer Premio Internacional.
1996: Exposición en el ICEF (Instituto Cultural de Expresión Francesa) Malabo.
1996: Exposición en el Colegio Español San José de Sevilla (España).
1998: Exposición en la Casa de Vacas de Madrid.
1998: Exposición en Libreville, obteniendo el premio de Honor de la Comunidad Europea.
1998: Primer premio del Certamen en el Centro Cultural Hispano-Guineano de Malabo.
2002: Concurso-exposición de escultura en el CCE de Bata.
2007: Concurso-exposición de escultura en el CCE de Bata.
2007: Exposición en la Planta de Gas de Punta Europa.
2007: Exposición en ICEF de Malabo.
2007: Exposición en CCE de Malabo.
 
¿Quién es Pere Ortín?
Pere Ortín es un periodista formado en la Universidad de Barcelona. Ha trabajado en el periódico La Vanguardia, y ha sido presentador y reportero de Televisión Española durante diez años. Actualmente trabaja de forma independiente y se dedica a la realización de cine y documentales, así como a la literatura. Tres son las películas de su producción y realización: “Mbini”, “Cazadores de Imágenes” y “La niña blanca”.
 
El título escogido por Ortín para su documental sobre Fernando Nguema, “El hombre que sabía demasiado”, se lo inspiró el hecho de que el escultor le demostró su sabiduría con palabras y obras cuando estuvo con él en su poblado natal de Engong-Esamangón. Según Ortín, Nguema comprendía bien lo que hacía y decía; gracias a él aprendió muchas cosas que no hubiera conocido. Pere Ortín compara la sabiduría de Fernando con la del conjunto de un árbol, que al saber de la rama se le une el de las raíces, tronco, hojas, flores y frutos.
 
En cuanto a este homenaje conjunto con los Centros Culturales de Guinea Ecuatorial, para Ortín es un deber moral y ético con lo que devolver a Fernando Nguema un poco de lo mucho que éste le enseñó, incluida la atención que su familia le dedicó cuando estuvo con ellos en Engông-Esamengón.
 
 
Texto: Patricio Meñe Micha Abeme
Oficina de Información y Prensa de Guinea Ecuatorial (D. G. Base Internet).