Guinea Ecuatorial Press quiere enviarle la actualidad informativa en su dispositivo

No gracias
Aceptar
lun. 04 julio, 22:43
Español
Español
Inglés
Francés
Portugués

Discurso del Jefe de Estado en la Cumbre Extraordinaria de la Unión Africana

mayo 27, 2022
Noticias Presidencia

El Jefe de Estado y Presidente de la República, S. E. Obiang Nguema Mbasogo, ha pronunciado un discurso con ocasión de la Cumbre Extraordinaria de la Unión Africana sobre Cuestiones Humanitarias y Conferencias de Donantes. Reproducimos íntegramente el contenido del discurso en esta noticia.

-“La República de Guinea Ecuatorial se siente profundamente honrada al acoger, una vez más, en la ciudad de Sipopo, a los Jefes de Estados y de gobiernos africanos, para tratar en sesión extraordinaria sobre la crítica situación humanitaria que afronta el continente africano, después de un recorrido de varios siglos en el que África ha protagonizado importantes acciones que han contribuido al desarrollo de la humanidad. 

 

Damos la más cálida bienvenida a nuestro país a todos los dignatarios africanos que, a pesar de la crisis sanitaria que limita los encuentros y reuniones presenciales, hayan decidido honrarnos con su presencia física, dando una vez más la prueba de la gran importancia que atribuyen a los temas humanitarios que más afectan a nuestro continente. A pesar de ello, me honra en confirmarles que mi Gobierno ha tomado todas las disposiciones necesarias para que este encuentro se realice en las condiciones de absoluta seguridad y garantía sanitaria de todos los participantes. 

 

Mi gobierno se siente efectivamente complacido, por las muestras de confianza que han tenido todos los países africanos a la República de Guinea Ecuatorial, para que lidere esta situación crítica que nos interpela a todos porque, después de varios siglos, África continúa rezagada y atrasada, porque sus pueblos se sienten insatisfechos y atrapados en el subdesarrollo. Pues la situación de la crisis humanitaria que durante varios años siglos viene agudizándose en la actualidad es una realidad que llega a ser insoportable y que tiene su justificación en el estancamiento del desarrollo de nuestros países, desde los tiempos más remotos. 

 

África, siendo la cuna de la humanidad y el origen de todas las culturas del mundo conserva diversas materias primas, no puede quedarse atrás en la carretera hacia el desarrollo en la que están comprometidas todas las naciones del mundo. África que es fuente de la antigua sabiduría, que ha servido para el despegue de la humanidad, no puede continuar hasta la fecha postergada e impotente para alcanzar su pleno desarrollo integral. Debe asumir con resolución el liderazgo de su propio desarrollo sin coacciones ni presiones externas. 

 

Y además, nuestro continente cuenta con numerosos recursos que hoy constituyen el futuro de sus poblaciones, y ha quedado rezagada para alcanzar su pleno desenvolvimiento a costa de un sistema económico internacional lleno de extorsiones aplicadas por los organismos y las potencias extraafricanas. Los padres fundadores de la UA, entendieron que esa organización constituía una entidad política unitaria, con responsabilidad propia, no debe estar hoy dividida ni manejada a criterio de las potencias hegemónicas del mundo. 

 

Pues, estimados colegas y hermanos dirigentes africanos, nunca es tarde para emprender la lucha por la recuperación de los derechos que corresponden a nuestro continente, si contamos con la fuerza moral de que África no es la más señalada para perder este tren de desarrollo en el que viajan las naciones del planeta Tierra. 

 

 

 

Considerando la larga historia de la travesía de África que ha sufrido, en sus propias carnes, los horrores de la discriminación racial, la esclavitud, las deportaciones, el colonialismo y el neocolonialismo, cuyos males están superándose creces nuestras capacidades para el cambio de nuestras naciones. 

 

La República de Guinea Ecuatorial entiende, con más motivación, que el continente africano debería emprender solidariamente la lucha en esta fase de su emancipación económica, poniendo al servicio de sus pueblos la inteligencia de sus dirigentes, el ingenio humano de sus ciudadanos y la fuerza moral de sus naciones para caminar en la unidad, solidaridad y armonía de todos, para recuperar su personalidad jurídica e identidad de sus naciones.  

 

En efecto, este análisis de ánimo, nos debe llevar a renunciar los vicios, la ambición, las exclusiones, el individualismo, la discriminación, los complejos de todo tipo que promueven las guerras intestinas en África, los movimientos involuntarios de nuestras poblaciones y los exilios y desplazamientos forzosos, así como el poco respeto a los derechos más fundamentales de la persona humana. La solución de esas cuestiones que atormentan a nuestros pueblos, están en nuestras propias manos. Es necesario armarnos de valor para asumir nosotros mismos la solución de estos problemas, recurriendo más a las instrucciones y organizaciones económicas internacionales que nos quieren ayudar, y no aquellas ayudas que comprometen la soberanía de nuestras naciones. Si no es así, deberíamos de preguntar, ¿quiénes venden y suministran las armas en los conflictos internos de África a los terroristas, mercenarios, piratas, etc.? 

 

Cuando nuestro continente no cuenta con ninguna industria armamentística, ni comercializa las armas. África reconoce y valora los conceptos modernos de los Derechos Humanos, la democracia, la gobernabilidad, pero parece que, presuntos diseñadores y dueños de esos sistemas, que justifican la exportación de estos “conceptos humanitarios” sirven para avivar a la oposición interna y las rebeliones con fines de desestabilizar y consolidar la permanente dependencia de las Naciones que quieren someterse. 

 

Esta Cumbre Extraordinaria de la Unión Africana, sobre la Situación Humanitaria, el Terrorismo, los Cambios Anticonstitucionales de Gobiernos de África, nos exige a todos a una profunda reflexión que tiene como raíz fundamental la carencia de recursos que nos permiten satisfacer con equidad las necesidades de nuestro pueblo. 

 

En consecuencia, y como todos ustedes lo saben, la temática de la crisis humanitaria, es de carácter extensivo, pues implica fundamentalmente la búsqueda de soluciones a los conflictos armados que originan diversas situaciones de indigencia humana en nuestras naciones. La búsqueda de asentamientos para las personas desplazadas, la recuperación económica de los Estados afectados, los problemas de hambrunas que causan los desastres naturales, la inseguridad política y alimentaria, la educación de los niños y la protección de las personas más vulnerables, los problemas del terrorismo, la piratería, el mercenariado y los golpes de Estado, etc. son situaciones que cuyas soluciones, nuestros gobiernos han demostrado su incapacidad. 

 

Sin embargo, pensamos que la incapacidad es propia de la falta de la voluntad política y la determinación para superar los desafíos que son propios de los seres humanos. Pues África con todos los medios y recursos a su disposición, no puede sentirse incapaz de hacer frente a estas situaciones que doblegan a nuestras poblaciones. Razón por la cual esa cumbre nos interpela a la unidad y sólida de todos, sin desechar cualquier ayuda que ofrezcan las organizaciones internacionales de carácter humanitaria y de los Estados que deseen cooperarse honestamente con África. Cada Estado miembro de la UA debe participar potencialmente, vertiendo sus contribuciones a la causa de la salvación de los pueblos africanos sumidos en problemas humanitarias. 

 

Ya hemos probado una vez sobre la capacidad de África con ocasión de la Conferencia de Donantes convocada para apoyar a los países del Cuerno de África. Afectados por la hambruna y la sequía en el año 2011 y esta vez, el problema no es menor, por cuanto que, desde entonces se han recrudecido las guerras, el terrorismo, los grupos armados y la piratería en el continente, se organizara una sesión especial para los donantes, en la que esperamos que todos se sientan involucrados para reafirmar el principio de nuestra acción solidaria para superar la crisis humanitaria que afecta a muchas de nuestras naciones. 

 

En mi calidad de champions líder del tema de los refugiados, desplazados internos y repatriados, he tenido la oportunidad de efectuar visitas, en los campos de los refugiados de la ciudad de Asosa en Etiopía en diciembre del año 2019 también en la localidad de Kiryandongo en Uganda, me di cuenta de la difícil y lamentables condiciones de vida de las personas desplazadas y refugiadas que viven en esos campamentos. 

 

Estas personas, se han visto obligadas a huir de sus zonas de residencia en los países por las guerras, el terrorismo, las sequías y la hambruna en busca de una vida mejor. Espero que esta cumbre asocie una conferencia humanitaria de donantes para promover la movilización de los recursos y la financiación de la acción humanitaria en África, ya que el problema de los refugiados sigue siendo un desafío para los Estados africanos y la mayoría de las organizaciones humanitarias internacionales. 

 

Esperamos que las agencias del sistema de las Naciones Unidas y los socios de las organizaciones humanitarias asistan y actúen con urgencia para salvar las vidas, restaurar y prevenir que no haya más desplazamientos por dichas emergencias, esta situación ha puesto de relieve y en evidencia de más de 114 millones de personas necesitan una ayuda humanitaria urgente, de lo contrario la cifra podría incrementarse. Espero que la cumbre de Malabo, sea el punto de partida de una nueva andadura de África para la consecución de los objetivos marcados para el bienestar y felicidad de nuestros continentes”.

 

Texto: Deogracias Ekomo

Foto: Clemente Ela Ondo Onguene
Oficina de Información y Prensa de Guinea Ecuatorial 

 

Aviso: La reproducción total o parcial de este artículo o de las imágenes que lo acompañen debe hacerse, siempre y en todo lugar, con la mención de la fuente de origen de la misma (Oficina de Información y Prensa de Guinea Ecuatorial).