Guinea Ecuatorial Press quiere enviarle la actualidad informativa en su dispositivo

No gracias
Aceptar
sáb. 26 noviembre, 14:31
Español
Español
Inglés
Francés
Portugués

Entrevista con el Embajador de Cuba

febrero 24, 2014
Noticias Gente GE

Las relaciones entre Cuba y Guinea Ecuatorial comenzaron en el siglo XVIII y atraviesan ahora uno de sus mejores momentos. Pedro Doña Santana, embajador cubano en nuestro país, repasa algunos de los aspectos más importantes de estas relaciones y subraya la importancia del apoyo mutuo para defenderse de las presiones e injerencias externas: "Es importante que pueblos como los nuestros nos apoyemos y defendamos mutuamente, para protegernos de esas presiones externas".

Con 69 años de edad y más de cuarenta en el Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba, Pedro Doña Santana, actual Embajador de Cuba en Guinea Ecuatorial, ha pasado la mayor parte de su vida en el mundo de la diplomacia. Se formó en la Escuela Diplomática de Moscú, y ha asumido responsabilidades como Subdirector en el Área de Dirección de Personal en el Ministerio de Exteriores o especialista en la Dirección de África Subsahariana. Se encargó también de numerosas misiones cortas en distintos países del mundo, antes de pasar a ser embajador y realizar misiones permanentes en países como Panamá, Italia, México, Angola y Guinea Bissau. Desde hace aproximadamente un año y medio dirige la embajada cubana en Malabo. En el aspecto personal, el embajador cubano está casado, con hijos y nietos.

Tras pasar varios años en destinos africanos y como especialista en el continente, Pedro Doñana ha encontrado en Guinea Ecuatorial, como el resto de sus compatriotas, un destino cálido y cercano, ya que les ofrece un gran vínculo común histórico y cultural, que comienza por el mismo uso del idioma español. Como él mismo dice, "las relaciones entre Cuba y Guinea Ecuatorial empezaron hace cientos de años, en el siglo XVIII cuando los colonos trajeron al primer grupo de 200 esclavos libertos, entre los que había 35 mujeres, para trabajar aquí, en la agricultura, con el café, el caco, la administración... Posteriormente, a partir de la independencia de Guinea Ecuatorial comenzaron también las relaciones diplomáticas entre los dos pueblos, que ya van a cumplir 45 y que han transitado por diferentes momentos, pero siempre con buen entendimiento".

-Señor embajador, ¿cuáles son los principales campos de acción de la cooperación cubana?

-"El Presidente Obiang, cuando asumió la jefatura de la Nación se interesó por fortalecer la cooperación con Cuba, que al principio estaba centrada a menor escala en sanidad y educación, pero que ha ido avanzando en otros aspectos. Hay que recordar que hace ahora más de diez años, con la guía de los presidentes Fidel Castro y Obiang, se inauguró en Bata la primera Facultad de Medicina de Guinea Ecuatorial, donde se gradúan cada año unos treinta médicos. Muchos de ellos, junto con otros profesionales de la sanidad, siguen ampliando sus estudios con especialidades en Cuba. Si seguimos así, conforme se avance hacia el programa Horizonte 2020, el país será autosuficiente en los recursos humanos de la medicina y podrá ser capaz de ayudar a otros pueblos de África y del mundo.

-"En cualquier caso-continúa el embajador- en los últimos años el número de cooperantes en Guinea Ecuatorial se ha duplicado prácticamente y está abarcando otros campos aparte de la educación y la sanidad, alcanzando otros sectores como la cultura, agricultura y pesca, deportes, función pública y reforma administrativa . Nuestro Jefe de Estado y nuestro Gobierno están totalmente dispuestos a apoyar a Guinea Ecuatorial para todo lo que necesite en su programa Horizonte 2020. También deseamos que las relaciones se sigan fortaleciendo tanto en las vertientes política y diplomática, como de cooperación, en beneficio mutuo, y siempre trabajando para la paz, porque si no hay paz no puede haber cooperación ni desarrollo”. No obstante, el embajador Doña Santana también aclara que los cubanos no vienen a quitar el trabajo que corresponde a los ecuatoguineanos, sino a "cubrir el espacio que ellos no pueden cubrir, y a colaborar en su formación, transfiriéndoles la tecnología y los saberes.".

Precisamente el Ministro de Educación, Lucas Nguema Esono, acaba de regresar de Cuba, donde ha asistido a Universidad 2014, un gran evento a nivel internacional: "Ha sido un viaje que ha marcado mucho y nos va a ayudar a avanzar mucho más en la cooperación en el área de la salud y de la educación. No hay que olvidar que organizaciones como UNESCO, FAO , OMS y UNICEF entre otras, han reconocido a Cuba por los excelentes programas educativos que comenzaron tras el triunfo de la Revolución, algunos de los cuales se están difundiendo en América Latina y África; como el programa de alfabetización "Yo sí puedo", que ha ofrecido grandes resultados en los países en los que se ha implementado, como Venezuela, Bolivia, Nicaragua, Mozambique, Guinea Bissau, etc. Estamos trabajando para implementarlo también en Guinea Ecuatorial, porque sabemos que con este programa en un año el país puede estar libre del analfabetismo"

El embajador también destaca el carácter social, desinteresado y de amistad fraternal de la cooperación cubana: "Cuba no ofrece lo que le sobra. Cuba comparte lo que tiene con los países hermanos, porque a los cubanos no nos sobra nada, ya que tenemos crisis, tenemos bloqueo y tenemos dificultades. Sin embargo, Cuba, desde el primero de enero del año cincuenta y nueve, cuando triunfó la revolución, ofrece una amplia cooperación, especialmente con África y con América Latina. Miles de estudiantes se gradúan cada año en Cuba, con becas gratuitas que ofrecemos, dentro de nuestras posibilidades; con medios técnicos y con cientos de médicos cooperantes que trabajan en muchos países.

 

-El Presidente de Guinea Ecuatorial hace continua alusión en sus discursos internacionales a la necesidad de intensificar la cooperación sur-sur, ¿Qué opina de este tema?

-"La cooperación sur-sur no es nueva, ya que los países de África y Latinoamérica comenzaron a independizarse para trabajar juntos y desarrollarse sin la presión de potencias que les ponen condiciones. Por ejemplo, hay que mirar el caso de la CELAC, que fue una idea que comenzó con cinco o seis países, y en la actualidad ya tiene 33 estados de América y Caribe; la reunión que tuvimos en La Habana fue realmente histórica. Es un ejemplo de que la cooperación sur-sur puede resolver realmente los problemas de los países del sur, integrándose todos los mecanismos continentes y regionales de los diferentes continentes, pues en la mayoría de los países del sur es donde está la mayor parte de los recursos minerales y naturales, agrícolas, que son siempre codiciados por otras fuerzas que pretenden crear el caos y la desestabilización, para sacar de ellos gustosas ganancias."

 

-Según su opinión, ¿Cuál es la causa de que algunos países como Guinea Ecuatorial o Cuba sean permanentemente criticados?

-"Desde luego, no hay países perfectos, pero en que en muchos casos estas críticas permanentemente negativas son intencionadas y promovidas por quienes no perdonan que Cuba o Guinea Ecuatorial sean países realmente independientes y soberanos con su constitución, himno y bandera. Detrás de estas críticas se ocultan intereses externos que tienen un objetivo, que no es otro que apropiarse y dominar los recursos naturales de estos estados. Miremos el caso de Cuba: Gobierno y pueblo estamos trabajando en el cumplimiento y perfeccionamiento de los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución, aprobados en el Sexto Congreso del Partido; tenemos elecciones libres y secretas a todos los niveles;  hemos hechos algunos cambios en nuestra constitución y el cargo presidencial tiene un límite de cinco años; las organizaciones internacionales y los medios trabajan con libertad en nuestra tierra. Sin embargo, las críticas continúan de la misma forma que pasa con Guinea Ecuatorial... ¿Por qué? Porque detrás de estas críticas lo que se busca es entrar en los países, crear inestabilidad, causar controversia, para así intentar poner otros gobiernos que sean más fáciles de dominar, y todo con el objetivo final de quedarse con los recursos de estos países. Por eso es importante que pueblos como los nuestros nos apoyemos y defendamos mutuamente, para protegernos de esas presiones externas. Porque es cada pueblo y cada Gobierno el que tiene que resolver internamente sus problemas y conflictos,  y decidir lo que quieren sin recibir indicaciones, presiones ni recetas de nadie. En este momento lo estamos viendo en Venezuela, por ejemplo, donde se están organizando revueltas apoyadas por fuerzas externas que van contra el poder legítimo votado por el pueblo. Esas nuevas tácticas y estrategias imperialistas y colonizadoras, también se observan en África Asia y Europa.  Debemos de enfrentarnos a ellas, denunciarlas y unirnos solidariamente contra ellas".

El Embajador insiste en señalar a su país, Cuba, como ejemplo de objetivo de presiones externas desde hace años:"Desde el triunfo de la Revolución, el enemigo imperial y algunos de sus aliados critican a nuestro país, y lo quieren condenar por supuesta violación de los derechos humanos. Por ello nos han impuesto un bloqueo desde hace más de cincuenta años, que no solo nos afecta económicamente, sino que ha costado pérdidas de vidas humanas, algunas de niños que no han podido acceder a un medicamento especial. Ese bloqueo ha sido, también desde hace muchos años, condenado por la mayor parte de los países que integran las Naciones Unidas. También tienen presos a cinco antiterroristas cubanos, sin una prueba determinante, violando el derecho internacional. Las oficinas que tenemos en Washington han debido limitar su atención a los cubanos residentes en el país, porque han prohibido a sus bancos a aceptar las cuentas de Cuba; sin embargo, sus oficinas en Cuba trabajan con total facilidad bancaria... En fin, estos son solo algunos ejemplos que nos demuestran quienes son en realidad los violadores de los derechos humanos y los que deben ser condenados".

Por todo ello, el embajador también insiste en la necesidad de seguir fomentando la educación y cultura, campo en el que, asegura, Cuba puede seguir ayudando enormemente a Guinea Ecuatorial, ya que la educación es, según sus palabras, la herramienta más importante para mantener la independencia del los pueblos:" Luchar contra un pueblo culto es mucho más difícil, así lo dijo también Martí: Ser culto para ser libre", sin cultura, no hay libertad".

-"Dejo un caluroso saludo el Gobierno y para el pueblo ecuatoguineanos, y les deseo un próspero año 2014. También quiero mostrar mi agradecimiento por la acogida recibida desde el inicio de mi misión y el cariño que les profesan a los cooperantes cubanos. En Guinea Ecuatorial nos sentimos como en nuestra casa" -se despide Doña Santana.  "Igualmente, quiero agradecer la posibilidad de poder hablar de las excelentes relaciones entre Cuba y Guinea Ecuatorial, a través del sitio web del gobierno, que es un importante medio de comunicación".

Texto y fotos: Inés Ortega. 
Oficina de Información y Prensa de Guinea Ecuatorial.

Aviso: La reproducción total o parcial de este artículo o de las imágenes que lo acompañen debe hacerse, siempre y en todo lugar, con la mención de la fuente de origen de la misma (Oficina de Información y Prensa de Guinea Ecuatorial).